Oscar Álvarez recibió denuncias sobre narcoactividad en fincas de los Ronsental. No hizo nada.

El Ministerio Público nunca se imaginó que ayer en Trojes, El Paraíso, estaban cerca de abrir otra caja de “Pandora” en Honduras cuando buscaban crear una fantasiosa y nueva acusación contra la familia Rosenthal Hidalgo. En ese afán, el MP anunció ayer el allanamiento a una de las pocas propiedades que han dejado a esta reconocida familia de San Pedro Sula.

En un boletín, el MP insinuó que durante el supuesto allanamiento encontraron en la propiedad una avioneta incinerada y el posible hallazgo de dos cuerpos. Los investigadores hicieron la rápida conclusión que los restos eran los pilotos de la aeronave siniestrada.

“Ministerio Público inspecciona finca con ganado de la familia Rosenthal donde se exhuman cuerpos de pilotos accidentados en el 2012″; así titularon la nota los del MP.

Pero la historia parece ser otra:

“Le mando una nota que nos pasaron nuestros ingenieros en una finca que tenemos en la Frontera con Nicaragua en la orilla del Río Coco”.

Así comenzaba el correo que Jaime Rosenthal envió en el 2011 al entonces secretario de Seguridad, Oscar Álvarez.

“Aquí existe un aeropuerto que fue construido cuando en la zona estaban los Contras. No hay carretera de acceso y la carretera la estamos construyendo entre varias empresas que se han establecido en la Zona y el alcalde de Trojes”, explicó Rosenthal a Álvarez en aquel momento.

Luego le planteó una alternativa para combatir la narcoactividad en la zona. “Sería importante que allí se establezca un pequeño campamento militar pues el área queda cercana en la zona donde se construirá Patuca III y los terrenos son buenos y aún se compran relativamente baratos”, le propuso JR al ministro de Seguridad.

“Nosotros no queremos problemas con narcos y menos queremos que nuestros trabajadores de la zona se sientan amenazados. Cualquier asistencia que necesite estamos a la orden”, señalaba el revelador correo.

Dos días después, el ministro de Seguridad le responde a Jaime Rosenthal. “Don Jaime, acuso recibo de su nota. Haremos las investigaciones pertinentes. Le aviso si necesitaremos de los ingenieros durante nuestra investigación. Gracias, Oscar Álvarez”.

Una carta para la embajada:

Pero meses después, en junio, otro ejecutivo del Grupo Continental, Yani Rosenthal Hidalgo, muestra su preocupación por la creciente e imparable narcoactividad en la zona de Trojes.

Es por ello que decide enviar una carta a un funcionario de la Embajada de los Estados Unidos en Tegucigalpa. Él era James Kenney.

A continuación, la traducción al español de la carta de Yani Rosenthal a James Kenney:

“Querido Jim Estoy enviándote una copia de la conversación entre… (se omite su nombre por seguridad), el gerente de nuestro rancho en la frontera nicaragüense, y su jefe, (se omite su nombre por seguridad).

Como vas a leer, las personas que utilizaron la pista de aterrizaje de nuestro rancho parecen estar buscando nuevos lugares para construir pistas de aterrizaje, ya sea en otras partes de nuestro rancho o en ranchos cercanos.

Nuestra gente se niega a enfrentar a esas personas, así como tienen miedo de ellos y no tratarán de detenerlos de construir estas pistas. Yo planeo visitar al Ministro de Defensa y al jefe de las Fuerzas Armadas esta semana y solicitar que ellos establezcan una base militar en nuestro rancho.

Estamos queriendo construir instalaciones permanentes para un puesto militar aquí, si ellos están queriendo enviar a su gente.

Por favor, mantén los nombres de nuestros empleados en privado, así podremos protegerlos de cualquier peligro. Yani”.

De acuerdo con la “investigación” del MP, la avioneta descubierta ayer aterrizó en ese sector en 2012. O sea, un año después de la denuncia y propuesta de Jaime y Yani Rosenthal. Siguieron operando en 2013

Pero en junio de 2013, Yani Rosenthal vuelve a tener noticias de que los narcotraficantes seguían utilizando la zona para el trasiego de supuesta droga.

“Me aviso (omitimos el nombre) que hay como 80 narcos en Arenales, esperando un avión. No ha podido llegar por el mal tiempo”, dice el correo de Yani a un accionista.

“Estoy tratando de contactar al ministro de Seguridad Marlon Pascua y al Tigre Bonilla, para avisarles, pero no me contestan. Urge que les informes y es importante que les manden un email para que quede constancia.

Preferiblemente que no sea de tu dirección, pero si del Grupo Continental”, continúa. ¿Y AHORA QUÉ? Con esos e-mails queda claro que la familia Rosenthal avisó de cómo los narcos estaban usando como territorio libre para su narcoactividad el sector de Trojes, El Paraíso.

También, que ahora sí el Ministerio Público puede iniciar una línea de investigación sin sesgo. Igualmente, el MP podrá determinar por qué no se estableció desde el 2011 una estrategia para combatir la narcoactividad en el sector de Trojes.

También te puede interesar

Deja una respuesta