Canadá prohíbe adoptar a una pareja de cristianos por su homofobia.

El gobierno de Alberta, Canadá, negó una solicitud de adopción presentada por parte de un hombre y una mujer por emitir posicionamientos homofóbicos. La pareja, que profesa la religión cristiana, apeló la decisión y demandó a las autoridades del estado por impedirles acceder a este derecho.

La pareja, que fue recomendada para el proceso de adopción por un agente de los Servicios Sociales Católicos, planeaba adoptar a un menor o hasta tres hermanos de 7 a 17 años.

Los documentos legales de los entonces candidatos señalaban que tenían empleos, que son propietarios de una vivienda y que cuentan con una red comunitaria “feliz y saludable”.

Sin embargo, la pareja declaró que no adoptaría un “niño homosexual” debido a sus creencias religiosas. Cuando emitieron dicha especificación, el Departamento de Servicios para Niños y Familias de Alberta suspendió la adopción.

La pareja afirma que fueron discriminados por sus opinionesreligiosas, por lo que se ampararon legalmente con el Centro de Justicia para las Libertades Constitucionales de Canadá (CJLC), instancia que ahora los representa.

El CJLC dio a conocer que el matrimonio recibió una carta de rechazo que incluía un informe de visita domiciliaria que establecía que “la pareja no debería ser aprobada como padres adoptivos porque no podrían ‘ayudar’ a un niño que ‘tiene problemas de identidad sexual”. La organización detalló el documento “no explicaba cómo o por qué la pareja no podría ayudar a un niño que valoraban, amaban y respetaban”.

La pareja solicitó apoyo a los Servicios Sociales Católicos, pero fueron rechazados definitivamente cuando la Oficina de Servicios para Niños y Familias informó a la pareja que sus puntos de vista sobre la adopción de un niño gay equivalían a un “rechazo” de las personas LGBT.

“Estaba enojada por la injusticia de la situación”, dijo la mujer solicitante en una declaración jurada ante un tribunal.

Además agregó: “A pesar de nuestra estabilidad, nuestra amabilidad, nuestra dedicación para ayudar a las personas, a pesar de nuestra voluntad de tener un hijo que necesitara padres y considerarlo nuestro por el resto de nuestras vidas, estábamos siendo discriminados con base a nuestras creencias religiosas”.

“Hacer determinaciones sobre quién es adecuado para adoptar con base en sus creencias viola el derecho a la libertad religiosa y la igualdad bajo la ley garantizada en la Carta Canadiense de Derechos y Libertades y en la propia Ley de Derechos Humanos de Alberta”, aseveró John Carpay, presidente de CJLC.

Carpay indicó que el fallo tendría que ser apelado, ya que de lo contrario traería graves consecuencias adversas para las libertades de  los canadienses y para los niños que buscan ser adoptados. Asimismo, calificó la decisión como un acto de “discriminación”.

La pareja busca que la resolución de la Oficina de Servicios para Niños y Familias sea determinada de manera judicial como “irrazonable”, pues afirman que representa un “vacío en virtud de la arbitrariedad, el prejuicio y la mala fe. El CJLC trabajará para que un tribunal apruebe a la pareja como padres adoptivos.

Con información de Pink News.

También te puede interesar

Deja una respuesta