EE.UU. dice que Maduro es narco, pero es Guaidó quien se toma fotos con ellos.

El fiscal general de EE.UU., William Barr, presentó cargos formales de narcoterrorismo, tráfico de armas y corrupción contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Las acusaciones también están dirigidas contra 13 altos funcionarios de Venezuela, como el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; el titular de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; y el ministro de Industria y Producción, Tareck El Aissami.

En la lista también constan el general (retirado) Hugo Carvajal Barrios, exdirector de la Dirección de Inteligencia Militar de Venezuela (DGCIM); y Clíver Alcalá Cordones, General Mayor (retirado) del Ejército de Venezuela.

Todo esto, para dar continuidad al plan desestabilizador contra la hermana República de Venezuela, donde Estados Unidos ha intentado tomar el poder de diversas formas, sin haber tenido éxito.
Lo interesante del caso es que acusan al presidente Maduro, sin pruebas, mientras intentan imponer a un hombre que sí tiene nexos con narcos y paramilitares, hasta fotos con ellos tiene.
Guaidó aparece junto a dos supuestos miembros de la banda criminal «Los rastrojos»: John Jairo Durán, líder de la agrupación y Albeiro Lobo Quintero, jefe de finanzas.
‘Los rastrojos’ son una banda criminal colombiana heredada del paramilitarismo que, según el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, tiene presencia en la extensa frontera que comparten Venezuela y Colombia, por lo que el Ejecutivo venezolano dice haber capturado a varios de sus integrantes.
Los Rastrojos son un grupo nacido del narcotráfico y vinculado con el paramilitarismo. Actualmente, a sus miembros se les busca por continuos delitos de extorsión, desplazamiento, tortura y asesinato.
Estos grupos son los principales responsables de los 666 líderes sociales asesinados desde 2016 hasta la fecha en Colombia.

También te puede interesar

2 comentarios

Deja una respuesta