Animales

Ignorantes atacan con fuego a 500 murciélagos «para acabar con el Coronavirus».

 

Habitantes de una pequeña localidad en la provincia de Cajamarca, situada en los Andes peruanos, atacaron con fuego a unos 500 murciélagos por el miedo a la pandemia del covid-19, que ya ha causado nueve muertos y 580 infectados en el país sudamericano, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Según los medios locales, percepciones erróneas sobre la amenaza que representa este mamífero volador arraigó en la mente de muchos debido a los rumores no contrastados que sugerían que la primera persona que se había infectado con el covid-19 lo hizo tras haberse comido una sopa de murciélago.

Esa fue la razón por la que los residentes del pueblo de Culden, armados con antorchas, se dirigieron esta semana a la cueva de los murciélagos para matarlos, según Efe.

Esta acción colectiva dejó muertos a unos 300 especímenes, mientras que unos 200 fueron rescatados por el personal del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa). Tras comprobar que los animales recuperados se encontraban en buen estado, fueron soltados en una cueva más alejada del lugar donde se produjeron los hechos.

«¡Los murciélagos son aliados en la conservación de nuestros bosques!», comunicó el Serfor a través de su cuenta oficial en Twitter para prevenir este tipo del comportamiento en el futuro.

«Así como los roedores, los murciélagos también tienen mala fama, pero este tipo de especies brindan servicios ambientales muy importantes como control de plagas, polinización, dispersión de semillas y, con ello, regeneración de bosques. Son más las cosas buenas que nos brindan que lo negativo», explicó Jessica Gálvez-Durand Besnard, que encabeza la Dirección de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre del Serfor, citada por EFE.

Además, según el Serfor, el 70% de las especies existentes en el mundo se alimentan de insectos, muchos de ellos nocivos para la agricultura y para la salud humana, como los mosquitos transmisores del dengue y otras enfermedades.

 

Deja una respuesta