Empacadoras de carne de EE.UU. registran 10 mil casos de coronavirus

Más de 10 mil casos de coronavirus en Estados Unidos están vinculados a la industria empacadora de carne, la cual registró gran incremento de contagiados en las últimas semanas, difunde hoy el diario USA Today.
De acuerdo con la publicación, al menos 170 plantas en 29 estados han tenido uno o más trabajadores que dieron positivo al coronavirus SARS-Cov-2, causante de la enfermedad Covid-19, y al menos 45 empleados de esos lugares fallecieron debido a la pandemia.El diario señaló que la cantidad de infectados con vínculos con las plantas emcadadoras de carne aumentó rápidamente desde el 22 de abril, cuando se registraban unos dos mil 200 contagiados en 48 instalaciones.

Los brotes provocaron unos 40 cierres de plantas de matanza y procesamiento, lo cual llevó a escasez de carne en varios lugares de Estados Unidos, el país más golpeado por el coronavirus a nivel mundial con más de un millón 200 mil casos.

Debido a eso, el presidente Donald Trump, quien aboga por reabrir la economía norteamericana cuanto antes a pesar de las alertas de expertos en salud, emitió una orden ejecutiva el 28 de abril para mantener las plantas abiertas.

Más de una semana después, indicó el periódico, los cierres en esas instalaciones continúan, pues al menos siete plantas empacadoras afectadas por el coronavirus detuvieron sus actividades en los últimos días, en línea con un promedio de ocho cierres semanales registrados antes de la orden del mandatario.

El Departamento de Agricultura emitió una declaración que advierte sobre ‘nuevas medidas’ contra los lugares que no vuelvan a abrir, al recordar que deben reanudar sus operaciones tan pronto como puedan después de implementar la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Muchas compañías ya dijeron que han aplicado medidas de distanciamiento social para los trabajadores, pero Smithfield Foods, una de las empresas más grandes de la industria, apuntó que cumplir esos lineamientos es difícil.

Tras la orden de Trump, diversas voces expresaron preocupación por la seguridad de los trabajadores, en tanto algunas fuentes señalaron que la acción ejecutiva otorgaba una exención de responsabilidad a las compañías en caso de que los empleados contraigan el virus en el trabajo.

De hecho, esta semana un juez desestimó una demanda presentado por un trabajador de Smithfield Foods en Missouri, quien afirmó que la planta donde labora proporciona a los empleados insuficientes equipos de protección y organiza los descansos de modo que el personal se amontona en pasillos y baños estrechos.

Entre otros argumentos para denegar la demanda, el magistrado Greg Kays sostuvo que bajo la orden de Trump, el gobierno federal, y no los tribunales, es el responsable de supervisar las condiciones de trabajo en esos lugares.

También te puede interesar

Deja una respuesta