Ejército de Marruecos ejecuta horrendo crimen contra camellos.

El Buro Ejecutivo de la Asociación Saharaui para la Protección, Difusión de la Cultura y el Patrimonio Saharaui, ASPDCPS, quiere recordar y condenar que por segunda vez en una semana, los militares del Ejercito de Marruecos desplegados en el muro  que divide el territorio del Sahara Occidental acribillaron deliberadamente a un rebaño de camellos propiedad de nómadas saharauis en Udey Askaf, región cercana a Guelta como se puede observar en las imágenes del texto. El vil acto tuvo lugar por primera vez el pasado 5 de mayo y se repitió el pasado viernes 15 de mayo en la localidad de Ishergan, región de Guelta.

Los soldados del ocupante marroquí dispararon el pasado viernes 15 de mayo de manera indiscriminada e inhumana a un rebaño de  camellos propiedad del ciudadano saharaui Mohamed  Lamin Barnawi, cuando el ganado pastaba en la zona situada al este y fuera del muro militar. El rebaño estaba compuesto por una decena de camellas con sus crías, matando a varios animales y varias crías, mientras que otros se escaparon con graves y visibles heridas, algunas con las tripas colgando.

Cuatro años antes el ejército marroquí cometió el asesinato del ciudadano saharaui Shamad Uld Aabad disparándole cuando intentaba recoger a sus camellos que pastaban cerca del muro. Estos actos salvajes contra los nómadas pacíficos e indefensos que viven criando camellos en la región, confirma que estos crímenes son una continuidad en la política de exterminio y guerra cultural diseñada por el estado de ocupación marroquí y practicada desde los inicios de su invasión en 1975 a los territorios del Sahara Occidental.  Su objetivo es el de destruir la civilización del pueblo saharaui, borrar su estilo de vida tradicional y su relación con su entorno, animales y vida natural. Y por consiguiente la huida hacia delante en el rediseño de su ocupación a la región de manera persistente, con la que persiguen imponer sus intereses y sus planes de expansión y exterminio.

Estas graves violaciones que la ocupación marroquí continúa perpetrando contra el pueblo saharaui, su cultura, su modo de ganarse la vida y sus relaciones con la geografía son crímenes de guerra y una violación flagrante y directa al acuerdo de alto el fuego firmado en 1991 bajo los auspicios de las Naciones Unidas entre el representante del pueblo saharaui, el Frente Polisario, y el estado de ocupación marroquí en el contexto del plan de paz que prevé la autodeterminación del pueblo saharaui. Este acto es una violación clara y explícita de la Convención para la prevención del genocidio de 1948, la Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado firmada en 1954, y numerosos acuerdos y tratados de derecho internacional humanitario.

La Asociación Saharaui para la Protección, Difusión de la Cultura y el Patrimonio Saharaui, señalando estas graves violaciones, declara:

– Su fuerte condena de la continua ocupación marroquí al cometer estas violaciones prohibidas internacionalmente sin ningún seguimiento o condena por parte de la comunidad internacional.

– Hace un llamado a la organización de la UNESCO y a la Cruz Roja Internacional a intervenir con urgencia y abrir una investigación directa sobre estos graves crímenes sistemáticos.

– Exige al Consejo de Seguridad y a las Naciones Unidas que asuman su responsabilidad histórica hacia el pueblo saharaui y obliguen al estado de ocupación marroquí a respetar el derecho internacional y la legitimidad y a trabajar para garantizar que el pueblo saharaui disfrute de su libertad en el menor tiempo posible.

También te puede interesar

Deja una respuesta