Honduras: el pueblo humillado y pisoteado que no mueve un dedo para liberarse de la dictadura que lo gobierna

«No hay otro pueblo más macho, que el pueblo catracho en el cual vivo yo», dice una famosa canción hondureña que trata de mostrar al hondureño y hondureña como parte de un pueblo valiente y que se da a respetar.

Pero desde hace algunos años parece que la valentía de este pueblo se ha quedado en las redes sociales, sin lograr hacer aunque sea cosquillas a la dictadura que lo gobierna desde el 28 de junio de 2009, fecha en murió la democracia.

Especialmente durante la pandemia, la dictadura de Juan Orlando Hernández, respaldada por Estados Unidos, la Unión Europea y la OEA, ha humillado y pisoteado a esta humilde nación de quien no se ha visto reacción.

Ha sido robo tras robo, se roban todo; las elecciones, el dinero, la esperanza: todo. La peor crisis del siglo ha estado marcada en este país por la corrupción en el manejo de los recursos lo que ha derivado en personas sufriendo en las afueras de los hospitales sin oxígeno ni camas.

Sumado a eso, han decidio salvar a los grandes capitalistas, a costa de hundir a miles de micro y pequeño empresarios a los que les han cerrado sus empresas mientras las grandes empresas operan con tranquilidad obteniendo ganancias a costa del aumento en el número de infectados y muertos por Coronavirus.

A pesar de todo, no se observa una reacción del «valiente» pueblo catracho para liberarse de sus ataduras y cambiar la forma de gobierno que tanto ha hundido y robado al país.

Algunos creen que Estados Unidos es la solución y que un día por arte de magia derrocaran esta dictadura, otros aún tienen fe en que las Fuerzas Armadas harán algo, pero la verdad es que solo el pueblo salva al pueblo, todo Honduras en las calles, con la bandera y camisa de su elección, pero en las calles luchando por salvar esta patria.

También te puede interesar